¿Cómo Amazon innova en forma de que Google y Apple no pueden?

A punto de terminar el 2016 y he notado en decenas de publicaciones qué empresas se destacaron en el 2016 en ser las más innovadoras en su segmento. La que se ha ganado esa distinción, de forma sorpresiva ha sido Amazon, con dos aspectos en las que de alguna forma u otra, van a ser sumamente disyuntivas en la forma en cómo los comercios y clientes, interactúan.

La primera de ellas ha sido Amazon Echo, un dispositivo inteligente que ya lleva 24 meses en el mercado y ha generado mucho de qué hablar, no por la genialidad de solicitar cualquier cosa usando comandos de voz sino en su tecnología detrás, Alexa, la asistente personal virtual en donde puede vincularse con otros dispositivos inteligentes y ser un hub para los procesos de automatización que vienen llevándose a cabo durante este tiempo.

Para poner un ejemplo práctico, vasta imaginarse que podamos controlar y “hablar” con múltiples dispositivos en cualquier entorno usando comandos: “Alexa, pídele a Sonos reproducir las últimas noticias en ESPN”. Estos procesos cuasi robótico son la esencia de lo que veremos notar muy en auge para el 2017 y años venideros: los primeros pasos para una nueva fase de asistentes virtuales que Amazon ya apuesta y aplica con miles de asociados quienes realizan “habilidades” que diariamente Alexa va aplicando -más no necesariamente aprendiendo, que sería el próximo nivel-. Sin dudas, esta tecnología pone al gigante de comercio electrónico en una capa superior dotando de esta tecnología y licenciándola o dejándola libre para que proveedores terceros la alimenten. En resumen: para muestra un botón de que todo objeto de uso diario que puede ser conectado, será conectado.

El otro aspecto que destaca que Amazon haya sido innovador este año que culmina es con Amazon Go y permitir que la experiencia de compra en un establecimiento físico sea sin colas, sin sacar efectivo y sobre todo, que tomes cualquier artículo del comercio y salgas sin tener que pasar por caja.

Aunque su iniciativa ha quedado en una tienda experimental en el centro de Seattle y limitada exclusivamente para sus empleados, no dudo de que la empresa aplique su principio de ofertar esta tecnología a empresas terceras, como lo hace con su plataforma AWS para que empresas de tecnología en crecimiento tengan servicios en la nube de bajo costo. Amazon busca mejorar la experiencia de comprar en una tienda por departamentos, en un supermercado o en la bodega de la esquina con una tecnología que apenas veíamos en películas de ficción o en documentos audiovisuales de corporaciones que buscaban imaginar cómo sería el futuro, décadas atrás.

Pero, ¿qué ha hecho que Amazon pueda ser más innovadora que un Google o un Apple este año? La multinacional que lidera Jeff Bezos ha encontrado el punto medio de tener una cultura de flexibilidad y rápidas decisiones como un emprendimiento, con los recursos financieros de emporios que señalo más arriba. Y eso le permite abordar problemáticas y responder con soluciones que otras en su segmento, les tomaría años en probar y comercializar.

Google aún con sus iniciativas de inteligencia artificial y automóviles que conducen sin intervención humana aún no ha respondido con acciones comerciales como las que tiene Uber o el mismo Tesla. Aunque la robótica es una área importantísima en la creación de valor vía investigación y desarrollo, los de Google aún no presentan acciones comerciales para que estas tecnologías lleguen a grandes masas. Todo lo de Amazon se resume en algo sencillo: descubrir y resolver las necesidades de la mayoría con un enfoque centralizado en el cliente con precios para el alcance de ellos.

Recomendado

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *