Nunca es tarde para celebrar

Este fin de semana que pasó, tuve la oportunidad de conseguir ese sourvenir. Era algo que desde hace meses venía pidiendo y era grato tenerlo, por la gran influencia, estampada gracias a ese personaje que desde un principio todos apoyamos, sin importar las distancias. Y lo ocurrido la semana pasada en ese aspecto, marcó no sólo la vida de muchos en aquél país, sino la de todos aquellos conciudadanos del mundo. Este político, al parecer, tiene un aura de cambio vista desde cualquier perspectiva.

Me refiero, por lógica, a Barack Obama, y claro, al tshirt que obtuve gracias a Sonia Tejada. Pero, fuera de adornos, objetos coleccionables y superficialismos, Obama es un político que se ha mostrado frente la opinión pública y ante los sectores más influyentes de Estados Unidos, como un servidor público que busca hacer diferencia, resolviendo en primera instancia los problemas internos de Estados Unidos, que en los últimos meses, va de mal en peor, si lo analizamos de manera simple y con improvisaciones.

Pero esa diferencia política, volviendo a lo expuesto al principio, no la notaron los gringos, única y exclusivamente. La notó el planeta completo y, durante este año y algo de campaña, los ciudadanos del mundo vimos a este afroamericano poco a poco llegar a la meta que en un principio era inalcanzable. Es, sin duda alguna, una señal de que confiamos en un hombre, que no necesariamente representa nuestras naciones, sino que lo vemos como un líder mundial, que podría cambiar nuestras vidas, de ahora en adelante.

Pero, surgen cuestionantes durante este lapso de felicidad temporal: ¿Podrá ese pasado 4 de noviembre verse como un antes y un después en cuanto a las políticas de Estados Unidos y en especial sus relaciones con el exterior? ¿Logrará Barack Obama representar la diferencia que muchos anhelamos desde ahora en todo el mundo? ¿Cumplirá este hombre su palabra justo a días de ser seleccionado como el próximo presidente de esta nación? ¿Tendrá al mando un gobierno representativo para y por los intereses del pueblo que masivamente votó a su favor? Ojalá tener una máquina del tiempo y verificar si dentro de 4 años mis cuestionantes y la de otros sean respondidas. Mientras tanto, vamos a ver, como espectadores… sólo es cuestión de confianza.

Recomendado

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *